https://www.facebook.com/100002961330947/posts/4834979396610724/?d=n

Por: J. Alexander Africano M.

En los últimos 20 años se viene hablando en Colombia de una marcada abstención electoral de ciudadanos que no ejercen su derecho y que debe ser un deber como lo es el de votar, sus causas son diversas y algunas de ellas suelen ser la desconfianza, el desinterés, la apatía, la pereza, el inconformismo y hasta rabia, que se convierten sin duda en una desconexión, el sentirse no identificado con los líderes, se piensa que no hay grandes motivos para entusiasmarse, varias personas en redes sociales hablaban de castigos en las urnas, eso sin duda es reprochable pues es un acto que invita a la desobediencia cívica y eso aumenta la abstención, otra causa es el desconocimiento de las consecuencias de la abstención como lo es el hecho de que otros decidan por nosotros, en fin.

Es claro que las campañas se han convertido en unas peleas absurdas entre las mismas colectividades, de egos elevados, hasta de una falta de propuestas renovadoras, pero también los votantes tienen mucha desinformación sobre todo comunicada en las redes sociales, algunos no estaban de acuerdo con las listas, los perfiles falsos o como los he denominado los “cobardes digitales” que le viene haciendo daño a la democracia, y sumémosle una especie de emprendedores para las épocas electorales que los voy a denominar como los “mercaderes de la política” quienes apoyados en algún tipo de liderazgo a veces ficticio “negocian” votos de las comunidades y si no se cumple algún compromiso de inmediato obstaculizan a cualquier candidato. En fin, son varias las causas dl abstencionismo.

En la región, la situación que se presentó frente a la baja participación del actor electoral más importante que es el ciudadano, debe prender las alarmas, cosa que no ha hecho ni la Registraduría, ni el tribunal de garantías electorales delegado para Putumayo, ni ninguna otra autoridad, en tal virtud les pongo a consideración un análisis personal teniendo como fundamento el mapa de la división política electoral de las elecciones para el congreso de la república de Colombia, así:

El departamento de putumayo para el año 2022 tuvo un potencial aproximado de 241.010 personas habilitadas para votar en las elecciones a Congreso, llegando a una abstención del 58,72% es decir que cerca de 142.000 personas no votaron, tan solo lo hicieron 99.795 personas equivalente al 42,87%; esto indica que estuvimos por encima del promedio nacional que rondó el 52,56% y que también advierte que más de 20 millones de Colombianos no ejercieron el derecho al voto.

Vamos con las cifras de los 13 municipios del departamento donde se puede apreciar la cantidad de población habilitada y la abstención:

MOCOA: de 39.421 personas habilitadas votaron 20.316, dejaron de hacerlo 19.105, equivalente al 48,87%.

PUERTO ASÍS: de 48.608 personas habilitadas votaron 18.484, dejaron de hacerlo 30.124, equivalente al 61,93%.

ORITO: de 28.783 personas habilitadas votaron 12.400, dejaron de hacerlo 16.383, equivalente al 57,44%.

VALLE DEL GUAMUÉZ: de 27.235 personas habilitadas votaron 9.337, dejaron de hacerlo 17.898, equivalente al 65,65%.

VILLAGARZÓN: de 18.885 personas habilitadas votaron 8.276, dejaron de hacerlo 10.609, equivalente al 56,49%.

PUERTO LEGUÍZAMO: de 15.664 personas habilitadas votaron 4.672, dejaron de hacerlo 10.992, equivalente al 69,98%.

SAN MIGUEL: de 13.346 personas habilitadas votaron 4.051, dejaron de hacerlo 9.295, equivalente al 69,92%.

PUERTO GUZMÁN: de 12.020 personas habilitadas votaron 4.134, dejaron de hacerlo 7.886, equivalente al 66,19%.

SIBUNDOY: de 11.217 personas habilitadas votaron 5.810, dejaron de hacerlo 5.407, equivalente al 47,7%.

PUERTO CAICEDO: de 9.896 personas habilitadas votaron 3.637, dejaron de hacerlo 6.259, equivalente al 63,19%.

SANTIAGO: de 6.504 personas habilitadas votaron 3.405, dejaron de hacerlo 3.099 equivalente al 47,23%.

SAN FRANCISCO: de 4.920 personas habilitadas votaron 2.723, dejaron de hacerlo 2.747, equivalente al 43,96%.

COLON: de 4.611 personas habilitadas votaron 2.061, dejaron de hacerlo 2.550, equivalente al 44,11%.

Aunado a lo anterior, la circunscripción transitoria especial para la paz en los 08 municipios, tenía un potencial de 35.718 personas habilitadas, de las cuales dejaron de hacerlo 20.019, equivalente al 60%.

Dentro de las propuestas para que descienda el nivel de abstención están la de incorporar en la legislación el voto obligatorio, algunos analistas opinan en que esta medida podría ser una medida para minimizar incluso la corrupción; en gran medida lo que se puede decir es que es el ciudadano quien ayuda a que el candidato electo sea susceptible de actos de corrupción si se tiene en cuenta que no se tiene la pedagogía para comprender que las elecciones, si bien tienen las mismas condiciones técnicas no lo es en sus roles, ya que por ejemplo los gobernadores y alcaldes son los únicos ordenadores de gastos, contrario a un senador o representante a la cámara.

Esperemos que a futuro la mayoría de ciudadanos votemos a conciencia, no por compromisos de ninguna índole, sino por la convicción de que el voto es un derecho y un deber de todo Colombiano mayor de 18 años, excepto la fuerza pública y que ese voto es libre de toda presión, constreñimiento o similar y sobre todo serio y secreto.

¿qué está pasando con los y las votantes?

¿se cansaron de escuchar mentiras?

¿es la abstención la solución para que nos sigan gobernando los mismo?

¿es la abstención la forma para cambiar este País?.