El gerente de la Empresa de Energía del Putumayo, Jhon Gabriel Molina, fue quien se percató del peligroso acto que puso en riesgo la propia vida de un habitante del sector de Nueva Betania en Mocoa, quien manifestó “estar ajustando los cables de energía”.

El sujeto en mención se encontraba subido en un poste, con alicate en mano y manipulando la infraestructura eléctrica de la Empresa de Energía del Putumayo sin autorización, conocimientos técnicos, ni la mínima medida de protección.

Después de observar el riesgoso accionar del ciudadano, el gerente de la EEP que transitaba por el sector, se acercó personalmente para exigirle que deje de manipular los cables; reacción que evitó una fatalidad por el alto riesgo de electrocución (ver fotografías).

El gerente de la Empresa de Energía del Putumayo atendió la situación para evitar una tragedia.

Molina se comunicó con los técnicos de la empresa para que hagan una revisión de las redes, por la indebida manipulación, quienes acudieron inmediatamente para atender la situación oportunamente

Desde la Empresa de energía del Putumayo hicieron el llamado a la ciudadanía para no actuar de manera irresponsable en actividades que son consideradas de alto riesgo y como delito según el código penal Colombiano (defraudación de fluidos). E invitaron a hacer uso de la línea contact center para atención y gestión de fallas técnicas en su área de operación (Mocoa, Villagarzon, Puerto Guzmán, Orito, Piamonte) marcando 115 desde un teléfono fijo o 6084201300 desde un teléfono celular.

Código PenalArtículo 256. Defraudacion de fluidosEl que mediante cualquier mecanismo clandestino o alterando los sistemas de control o aparatos contadores, se apropie de energía eléctrica, agua, gas natural, o señal de telecomunicaciones, en perjuicio ajeno, incurrirá en prisión de dieciséis (16) a setenta y dos (72) meses y en multa de uno punto treinta y tres (1.33) a ciento cincuenta (150) salarios mínimos legales mensuales vigentes.